Cómo viajar ligera de equipaje

¡Hola, amigas!

Uno de los temas que más me importan a la hora de viajar es el del equipaje. Tengo un poco de escoliosis en la espalda y no puedo cargar con mucho peso, por tanto suelo desplazarme con lo mínimo e imprescindible. También he de deciros que me gusta ir muy cómoda cuando estoy haciendo turismo: ropa de sport y zapatillas. La gente se sorprende de lo poco que llevo y es que no hay nada como la necesidad para agudizar el ingenio. La clave está en que muchos «pocos» hacen un «mucho». Os dejo unos consejillos para que veáis a qué me refiero:

1. Buscar una maleta o bolso de viaje lo más ligero posible.

Parece que no, pero los materiales, las correas, etc. pesan, y no es lo mismo un bolso de tela impermeable que uno de piel. Vacíos parecen todos ligeros pero cuando se llenan… se agradece mucho haber escogido el de material más liviano.

2. Llevar lo imprescindible: SOLO LO QUE VAIS A NECESITAR.

Tema ropa: si vais a viajar en verano o a un sitio caluroso durante una semana, por ejemplo, echad solo 3 o 4 camisetas. ¿Por qué? Pues porque se pueden lavar fácilmente y se secan casi de un día para otro. Llevad la ropa más pesada puesta en el viaje. Por ejemplo, si lleváis unos pantalones vaqueros algo pesados, ponéoslos para la ida y para la vuelta, así no tendréis que meterlos en el equipaje.

Si viajáis en invierno, igual: no siempre las prendas que más abrigan son las que más pesan, depende del tejido, así que escoged las menos pesadas. Si usáis pijama, coged el más ligero que tengáis. Yo, en muchas ocasiones, utilizo unos leggings para dormir, que pesan y ocupan poquísimo en el equipaje. En cuanto a la ropa interior, lo que os he dicho antes: los calcetines se pueden lavar y secar prácticamente de un día para otro, las braguitas más o menos igual…

Tema toallas: yo no suelo llevar porque hay en la mayoría de alojamientos. Toalla de playa: que sea de las nuevas de microfibra, que pesan menos que las otras y ocupan poco espacio. Las chanclas os pueden servir para levantaros por la noche a hacer pis y os evitáis cargar también con las pantuflas.

3. Productos de higiene

En los vuelos se admiten envases de hasta 100 ml, pero para mí eso ya es demasiado. No gastamos 100 ml de pasta de dientes en una semana ni en dos. Y más o menos lo mismo ocurre con la colonia, la crema hidratante, etc. Yo suelo llevar envases más pequeños o llenos a la mitad (por ejemplo de dentífrico). También suelo coger parte de la crema hidratante y ponerla en algún botecito o cajita de plástico, para no cargar con todo el tarro. Se puede hacer algo similar con la colonia para no llevar en cima el frasco de cristal, que también pesa.

Las toallitas húmedas, pues llevar medio paquete, por ejemplo, en vez del paquete entero. Compresas, tampones… solo los que calculéis que vais a necesitar.

Tened también en cuenta si cerca de donde os vais a alojar hay algún supermercado, porque algunos de estos productos quizá no tengáis llevarlos encima, bastará con comprar allí lo que necesitéis y ese peso que os ahorráis en el viaje.

4. Repartir el peso

Cuando viajo en autobús o tren, suelo llevar varios bultos para no cargar el peso en un solo brazo. Por ejemplo: una mochila y dos bolsas de tela (una en un hombro y otra en la mano), más mi bolso de bandolera. Puede parecer un poco aparatoso, pero cada uno de los bultos pesa poco, por lo que vas a ir muy ligera.

5. Cuidado con los souvenirs

Si compráis recuerdos para vuestras amistades/familiares, pensad también en el tema del peso: evitad los libros (el papel pesa mucho), objetos de cerámica o botellas de vino/licor (todo esto además se puede romper)…

Por separado, todo lo que llevamos en el equipaje es poco pesado pero 100 gramos de aquí más cien de allí, al final vamos más cargadas de lo que quisiéramos. Así que espero que estos consejos os hayas sido de ayuda.

Deja un comentario